Conclusiones de la jornada “Millenials ¿Por qué están alejados de la vida política?”

El pasado 16 de mayo se celebró la jornada “Millenials ¿Por qué están alejados de la vida política?”.

Aquí se puede ver el vídeo de la jornada y debajo están las conclusiones de la misma.

Estas son las conclusiones:

1. Los “Millenials”, los jóvenes que nacieron entre 1982 y 2004, son en España más de 8 millones de personas y supondrán más del 70% de la fuerza laboral en el mundo desarrollado de 2025.

Nacieron en la prosperidad, en un entorno político, económico y social muchísimo mejor que el de sus padres, pero cuando llegaron a la mayoría de edad se dieron de bruces con la crisis de “la gran depresión” que truncó las expectativas de muchos de ellos.

2. Los jóvenes “millenials” son percibidos cómo críticos exigentes, comprometidos, participativos y reformistas. A menudo se ha dicho de ellos que son un punto narcisistas y piensan que la sociedad está en deuda con ellos.

Son esencialmente digitales y quieren un trabajo acorde a sus conocimientos y que además les guste y les permita conciliar su vida laboral y personal. Valoran mucho el papel de la familia, la amistad, el trabajo y los estudios, por encima del dinero o la política

3. Los jóvenes han sido los grandes perjudicados por la crisis en España. Y debemos reflexionar sobre los problemas que afrontan, la percepción que tienen de los mismos y las formas que los poderes públicos tienen de cubrir sus expectativas. Si queremos reconectar con los jóvenes millenials e ilusionar a toda una generación debemos hacer un esfuerzo para entender lo que piensan, cuáles son sus preocupaciones principales, cómo ven su futuro y qué soluciones plantean.

4. En los últimos años se ha roto algo tan preciado cómo el diálogo intergeneracional. Si queremos recuperarlo es necesario encontrar los cauces adecuados de comunicación con ellos. Los jóvenes cada vez se identifican menos con nuestras instituciones y los grandes partidos políticos, pero ello no quiere decir que no tengan ideas, no estén comprometidos con la sociedad, o no reflexionen sobre posibles soluciones a los retos presentes y futuros. Los jóvenes opinan, debaten y proponen, pero lo hacen a través de nuevos canales y fórmulas de participación a las que son ajenas las grandes maquinarias burocráticas. Las generaciones no son compartimentos estancos y las relaciones de unas con otras afectan al vínculo que las une. La cohesión implica, por tanto conversación.

5. El concepto de ser buen ciudadano es muy diferente para los jóvenes millenials que para las generaciones anteriores. Participar en asociaciones sociales y partidos políticos o servir en el Ejército son posibilidades que ocupan las últimas posiciones en las valoraciones de estos jóvenes.

Por el contrario, la tolerancia y la solidaridad son los valores que más definen la buena ciudadanía para ellos, según las investigaciones del Observatorio de la Juventud en España. Tratar de entender a aquellos que tienen opiniones distintas, ayudar a la gente que vive peor que tú, no evadir impuestos, mantenerse informado, obedecer las leyes y normas vigentes y elegir artículos de consumo que no dañen el medio ambiente son los rasgos más importantes para ellos.

Con esta gama de actitudes ciudadanas serias y profundas, la generación de los “millenials” está preparada para asumir importantes responsabilidades en las instituciones económicas, sociales y políticas.

6. Los “millenials” tienen conciencia política y creen que España necesita profundas reformas, pero no confían en los partidos tradicionales, que han perdido la mitad de su electorado joven durante la crisis. Y suspenden el funcionamiento de la democracia en nuestro país.

Según un informe de Deloitte la generación del milenio ha desarrollado un sentido mucho más crítico y exigente que sus padres, reclama una vida más personalizada y defiende nuevos valores más acordes con la sociedad actual: transparencia, sostenibilidad, participación, colaboración, y compromiso social. Y en cuanto a las instituciones otorga “buena nota” a la Justicia, la sociedad civil, los sindicatos, las pymes, los movimientos sociales y las ONGs.

7. Los “millenials” apoyan los valores esenciales de la Constitución: libertad, igualdad, tolerancia, respeto al medio ambiente. También aportan una postura básica muy positiva para el desarrollo de la democracia. Son partidarios del diálogo y de llegar a acuerdos. No buscan cómodas mayorías absolutas y han abandonado posturas rebeldes y antisistema cómo componentes de su programa político. Tienen una mejor concepción y aportación a la igualdad de género y una nueva forma de percibir las realidades. Y son favorables a la presencia internacional.

8. Las generaciones mayores y especialmente la “generación activa” que dirige la vida social y económica y las instituciones políticas tienen la obligación prioritaria de reactivar el diálogo con los jóvenes millenials para llegar a un gran Acuerdo Intergeneracional. Y con ello afrontar las graves deficiencias y los proyectos de futuro que exige nuestra vida nacional. Entre ellos, ante todo el paro juvenil que les afecta al 40 % y que precisa de un gran proyecto público-privado que permita activar la presencia de los jóvenes en el mercado de trabajo. Y también el desarrollo de una política colaborativa, que consolide una visión integradora de la vida nacional bajo los principios de unidad y solidaridad que han servido para construir la Unión Europea y la democracia en España y en los que debe basarse también la solidaridad territorial entre las Comunidades regionales.

El Gobierno, las instituciones económicas y sociales, y la Sociedad Civil, deben apoyar con todas sus fuerzas el logro de este Acuerdo Intergeneracional.


'Conclusiones de la jornada “Millenials ¿Por qué están alejados de la vida política?”' no hay comentarios

Puedes comentar este artículo:

Would you like to share your thoughts?

Tu correo no será publicado.